martes, 10 de noviembre de 2009

Mandalas


Un mandala es una danza de formas y colores en pos de un centro. Núcleo creador, que en su seno contiene al resto de la figura y todas sus potencialidades.

A veces, los colores y las formas brotan desde el punto central, como un manantial de aguas primordiales, purificando al artista y al espectador, desplegando la belleza del objeto y de quien lo mire.

Otras veces, la imagen se repliega sobre sí misma, llevándonos a un estado de mayor interioridad, para poder ahondar en los misterios de nuestra propia esencia.

Expansión y repliegue son las dos caras del mismo acto, imposible saber cuál está sucediendo, todo depende de la persona que lo esté observando. Inhalación y exhalación, síntesis de la existencia, como lo es el círculo que todo compone en equilibrio, ritmo y armonía.


La rosa alquímica
Acrílico sobre lienzo. 45x45cm.


Composición circular
Témpera sobre papel. 30x30cm.


Cuatro elementos
Lápiz sobre papel. 30x30cm.


Hibiscus
Témpera sobre papel. 30x30cm.


Mandala imperial
Óleo sobre papel. 30x30cm.


Expansión circular
Lápiz sobre papel. 32x32cm.


El huevo de la vida
Acrílico sobre papel. 30x30cm.


Más allá
Óleo sobre papel. 32x45cm.





1 comentario:

Anónimo dijo...

Cecilia:
transmitís mucha fuerza y energía en tu obra. Me emocionó y me hizo vibrar. Los mandalas maravillosos!! te deseo mucho éxito.
Cristina, mamá de María Virginia